CON ESTE SIGNO VENCERÁS

 
 Pulsa en la imagen para leer el primer capítulo
RESUMEN
Somos cristianos. Lo afirmamos con la boca llena. La sentencia se asoma a nuestra mente y a nuestro corazón. Así nos fue asignado desde que el agua de la pila bautismal mojó nuestras cabezas y así se nos enseñó desde la más tierna infancia hasta labrar ese concepto en nuestro subconsciente. Vivimos asomados a las ventanas del edificio magnífico de la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana; y desde ellas observamos a los demás, a los menos afortunados por haber errado el camino de la Verdad Absoluta. En nuestro limitado espacio veneramos a nuestas vírgenes, a nuestros santos, a nuestros mártires; soportados todos por las columnas del Dios Único, del Hijo Salvador, del Espíritu Santo: Santísima Trinidad tan incomprensible que solo se accede a ella desde la fe. Estas columnas de las que hablo están revestidas de los mármoles de los Sagrados Libros, de oraciones, ritos y símbolos. Y sin embargo ¿qué sabemos de los cimientos en los que se asientan tan insignes pilares? ¿Alguna vez se nos ha ocurrido bajar a los sótanos del edificio? ¿Alguna vez hemos pensado qué pasó en los primeros momentos de la historia que nos ha traído hasta aquí?
Tal vez, querido lector, a través de las vicisitudes de Cornelio, el humilde secretario del obispo Eusebio de Cesarea, consigas encontrar respuesta a alguna de estas preguntas y puede que a otras que surgirán de la lectura de esta novela que recorre uno de los momentos cruciales que marcaron nuestro presente: la época de Constantino, el Grande.

-
Si estás leyendo esta novela:

No hay comentarios:

Publicar un comentario